Menú Cerrar

Las copas de helado vuelven con más sabores y aderezos

Ileana Matos @improductora

Fragolate, heladería artesanal de los hermanos Pedro y Ramón Dahdah, rescata un renglón destacado de la oferta de las fuentes de soda de mediados del siglo XX

La lista es larga. Incluye clásicos y novedades y despierta interés entre quienes disfrutaron, en las viejas fuentes de soda caraqueñas, los helados servidos en copas y acompañados de frutas, y buena parte de ellos con abundante crema chantillí y de corona, una cereza marrasquino.

Las porciones son abundantes, lo que permite compartirlos y quedar satisfechos. En la lista destacan tres clásicos: el Pêche Melba, el Banana Split y el Fudge de Chocolate y los dos primeros tienen historia.

El Pêche Melba fue creado por el cocinero Auguste Escoffier, quien lo sirvió en el hotel Savoy de Londres, entre los años 1892 o 1893 para complacer a la cantante de ópera australiana Nellie Melba, que actuaba en el Royal Opera House. De acuerdo con referencias de la Internet el postre llegó a la mesa en un timbal de plata encajado entre las alas de un cisne esculpido en un bloque de hielo, con los melocotones cocidos, sobre un lecho de helado de vainilla y cubierto de azúcar glasé.

Nada que ver con la copa baja que se utilizó en las fuentes de soda caraqueñas, en las que los trozos de la fruta se resbalaban, ni con la alta que se utiliza en Fragolate para combinar trozos de melocotón en almíbar con el mismo sabor de helado, la crema y un toque dulce de granadina.

El Banana Split, el más conocido y el preferido por los caraqueños que vivieron en una capital muy distinta a la de hoy, lleva helado de frutos rojos, mantecado y chocolate, rodajas de cambur, crema chantillí, siropes de fresa y chocolate, y corona de cereza. Su presentación también es muy diferente a la original, que se servía en plato.

Una versión de la historia de este helado -que tiene su día mundial el 25 de agosto-  asegura que fue creado por un joven de 23 años, David E. Stickler, que en 1904 lo vendía al doble de lo que uno normal a los estudiantes del San Vincent College, en Pensilvania, Estados Unidos. Otra, que se ofreció por primera vez en Wilmington, Ohio, en 1907, durante un concurso de repostería que tuvo como fin atraer a los estudiantes del Wilmington College. Lo que sí se sabe con certeza es que el Banana Split se popularizó gracias a la cadena Walgreens, fundada por Charles Rudolph Walgreen.

La copa del Fudge combina sirope caliente y helado de chocolate, la crema y la corona. No tiene historia, como tampoco la tiene la merengada, también presente en el menú de Fragolate, que permite elegir el sabor del helado y lleva, además de crema, sirope de fresas o de chocolate.

Las novedades.  Son creación de los heladeros de Fragolate y entre las que más interés han despertado está la Copa de Película, que revive las tardes de cine con una combinación de chucherías clásicas: helado de Miramar y Susy, y cotufas crujientes bañadas con caramelo salado.

En esta lista también están la copa Conserva de Coco, que lleva helado y crujiente tostado de la fruta y melado de papelón; la de Brownie, que permite al interesado elegir el sabor del helado con el que lo acompañará; la Amazónica, de copoazú y túpiro, con sirope de hormiga limonera y un canoli de batata que le aporta un toque salado, y la tradicional copa de fresas con crema, de El Jarillo, con chantillí y delicioso sirope.

¿Más? Un postre que no viene en copa pero que fue invitado a la lista: el Brioche siciliano, un suave y esponjoso pan de mantequilla relleno del helado la preferencia de quien lo elige.

El Dato

Fragolate tiene tres sedes en Caracas -en los centros comerciales Metrocenter, San Luis y Valle Arriba-, todos abrirán en Semana Santa, son amplios, los dos últimos cuentan con terraza y en los tres garantizan se las medidas de bioseguridad exigidas por las autoridades sanitarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.