Menú Cerrar

Mochis japoneses, la nueva tendencia en helados

Liseth Gómez / @lisgomezzz

Yomochi Ice Cream y Momba Mochi son las marcas que ofrecen en Venezuela este atractivo dulce elaborado con masa de arroz glutinoso y relleno de diferentes sabores

Suavidad, cremosidad, frescura y delicados colores son las características del mochi ice cream, un dulce japonés elaborado con masa de arroz glutinoso (mochigome) y relleno de helado que se ha convertido en tendencia.

El mochi clásico es una preparación nipona típica de año nuevo, fiestas, reuniones familiares y otras ocasiones especiales. Es tan importante en su país que tiene su propia ceremonia, llamada Mochitsuki, donde el arroz glutinoso –con más almidón y azúcar que el normal- se deja remojar toda la noche, luego se cocina y se machaca con mazos de madera en un mortero hasta obtener una masa suave y pegajosa. El resultado se agrega a sopas, se come tostado o se rellena con diferentes ingredientes salados.

El mochi con helado fue creado originalmente por la compañía japonesa Ezaku Glico y comercializado en 1981 con el nombre de Yukimi Daifuku, pero alcanzó el reconocimiento universal gracias a la productora de confitería estadounidense Mikawaya, que en 1933 lo industrializaron y occidentalizaron oficialmente.

La preparación se ha simplificado y hoy, para hacer un mochi, solo se necesita harina de mochigome, azúcar, agua y vapor para cocinarlo.

En Venezuela los mochi ice cream son algo nuevo pero tan atractivo que en cuestión de meses han conquistado el mercado. Yomochi y Momba Mochi son los responsables.

Yomochi Ice Cream

Educadora de profesión, la caraqueña Michelle Lepage regresó a Venezuela, después de vivir un tiempo en Bogotá, para estar cerca de su familia y lograr lo que siempre había querido: tener su propio emprendimiento gastronómico. “Soy fiel amante del mochi. Lo probé hace 10 años en Estados Unidos y me encantó. Quise traer a mi país algo innovador”, cuenta sobre su motivación para fundar Yomochi Ice Cream.

Lepage, de 33 años de edad, importa los mochi desde Bogotá. Su intención es comprar las máquinas para fabricar el helado en Venezuela, pero la pandemia del covid-19 lo ha retrasado. “La cuarentena me obligó a reestructurar todo lo que tenía planeado para mi emprendimiento y creé una alianza con esta empresa colombiana que ya tiene seis años de experiencia. Estoy involucrada en todos los procesos de producción y puedo desarrollar mis propios sabores”. Agrega que esta forma de trabajo es complicada porque se trata de un producto delicado que debe mantenerse refrigerado a -15 grados centígrados y los cambios bruscos de temperatura durante el transporte lo pueden arruinar.

Aunque los helados de Yomochi vienen de Colombia, el nombre, línea gráfica, sitio web y concepto de la marca son propios del equipo de Lepage, orgullosa de ver a muchos venezolanos trabajando en la fábrica en Bogotá.

16 sabores integran el catálogo de Yomochi, entre ellos los que contienen leche de vaca que son pistacho –el favorito-, caramelo salado, Kinder Bueno, coco, yogurt con cereza, choco chunks, banana con Nutella, vainilla chips, y chocolate blanco con frambuesa. La línea vegana incluye parchita, matcha con limón (agotado), manzana verde, lulo, choco menta, naranja silvestre y lychee, apodado el “mamón asiático”. Entre los planes de Michelle está sumar uno “muy criollo” y otros sugar free.

En presentaciones pequeña, para 4 o 5 mochis; mediana, para 7 o 9; y grande, para máximo 12, los helados de Yomochi vienen en envases de cartón reciclable y con etiquetas de papel de fibra de caña de azúcar. “Somos fieles creyentes de que debemos empezar a crear conciencia ecológica empresarial. Queremos ser amigables con el ambiente y aprovechar todos los recursos sin deforestar ni afectar el planeta”, asegura Lepage.  

A través del sitio web www.yomochiicecream.com se pueden armar los mixes personalizados o seleccionar entre el Classic, el Tutti Fruti y el Oriental. Servicio delivery disponible para toda Caracas con un precio estándar de  3 dólares. Pick up en Santa Paula, edificio Santa Paula Plaza, Torre 1, PB. Más detalles en Instagram @yomochiicecream

Momba Mochi

Beatríz Martínez se declara fanática de los videos con sonidos relajantes. Fue en uno de ellos donde vio por primera vez un mochi ice cream y atraída por la suavidad y los colores del producto, se propuso probarlo. Lo hizo durante un viaje a Washington, donde se asesoró en el mercado asiático y meses después, en diciembre de 2019, creó junto a dos amigos, Giuseppe Astorino y Mario Comuniello, su propia marca: Momba Mochi.

Licenciada en administración, egresada de la Universidad Metropolitana, Martínez y sus socios elaboran mochis de helado de forma artesanal. “Aunque Giuseppe y Mario son de familia italiana y siempre han estado involucrados en el mundo de la cocina, yo no tenía ninguna experiencia. Hicimos muchísimo ensayo y error hasta que dimos con la fórmula y con los sabores”, cuenta Beatriz, de 24 años de edad.

Hacer un mochi, explica la caraqueña, tiene varias etapas: primero se prepara el relleno, que se deja congelar toda la noche, luego se hace la masa –con ingredientes importados de China y de Estados Unidos- se arma el producto y finalmente se lleva a refrigeración. “El secreto está en lograr equilibrio perfecto entre las temperaturas del helado y de la masa”, dice. A temperatura ambiente, el mochi ice cream solo dura entre 30 y 45 minutos.

Desde junio de este año, fecha en la que salió al mercado, Momba Mochi ofrece a sus clientes nueve sabores de helado: mango, fresa, vainilla, chocolate con Nutella, salted caramel, pie de limón, y los favoritos: spicy maracuyá (de reducción de parchita con pepperoncino) y chocorange (de cacao belga, naranjas confitadas y praliné), ambos en alianza con ron Carupano. Un nuevo sabor a té, uno de prosecco y otro “muy achocolatado” están por venir.

“La receptividad y las críticas han sido excelentes. Aunque mis socios y yo somos muy distintos, tenemos creatividad y hacemos un buen equipo”, asegura Beatriz. Del concepto de la marca, la línea gráfica, el manejo de redes sociales y atención al público también se encargan los tres.  

Mientras remodelan su centro de producción ubicado en La Castellana, Momba Mochi trabaja en Terrazas del Ávila. Desde allí realizan el delivery de las cajitas –de seis mochis a elección, de entre 42 y 50 gramos cada uno- a todas las zonas de Caracas. Además se pueden conseguir en Le Marche 149, Casa Mía Bodegón, Express 33, Ultramarinos 1953 y próximamente en Valencia. El plan, concluye Martínez, es seguir creciendo y tener su propia tienda física.

Pedidos al whatsapp +58 414-2138075 y por Instagram @mombamochi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.