Menú Cerrar

Paleterías, múltiples locales e infinitos sabores

Liseth Gómez @lisgomezzz

La Paletta Margariteña, D’Paletta y Popsicle son solo algunas de las marcas que ofrecen este refrescante helado en versiones cremosas, frutales o saludables

Las paletas están de moda. Son deliciosas, refrescantes, fáciles de hacer y con múltiples opciones de sabores, combinaciones y rellenos.

Frank Epperson, un niño de apenas 11 años de edad, es el creador de este tipo de helado. Una noche del año 1905, el estadounidense dejó por accidente en el porche de su casa un vaso de refresco con un palito para remover. La mañana siguiente encontró la bebida congelada. Fue tan exitoso que su invento fue patentado en 1923.

La elaboración de este producto es muy sencilla. La mezcla de los ingredientes básicos, pulpa de fruta, azúcar y agua se vierte en moldes y se deja congelar. Horas después se desmoldan las paletas, pasan por un proceso de templado y ya están listas para disfrutar.

Los ingredientes varían según el sabor deseado. Hay quienes le agregan leche, para hacerlas más cremosas, colorantes, galletas u otros dulces, y algunos las decoran con chocolate fundido, chispas de colores, sirope u otros toppings.

En 2017, las paletas ya eran tendencia en Perú, Argentina, México, Colombia, Estados Unidos y varios países de Europa. Un estudio realizado por Euromonitor International, y publicado en el diario La República de Colombia, contabilizó 105 paleterías en Venezuela para 2018. En la actualidad, el negocio sigue creciendo y en todas las zonas de Caracas se puede conseguir fácilmente uno de estos helados.

La Paletta Margariteña, D’Paletta y Popsicle son solo algunas de las empresas que se han dedicado a la elaboración y comercialización de este producto. 

La Paletta Margariteña

Con varios moldes para paletas, un congelador y jugo de frutas, la periodista Ángela Cannava  y su esposo, Alexis Sánchez, crearon en 2016 La Paletta Margariteña, un emprendimiento familiar que comenzó ofreciendo servicio delivery en las zonas cercanas pero ya cuenta con cinco tiendas en la isla, dos en Caracas y una en La Guaira.

Caraqueña de nacimiento, Cannava renunció a su trabajo como coordinadora de relaciones institucionales en el canal Vale TV, se mudó a Nueva Esparta junto a su pareja y se convirtió en madre. Después de un tiempo sin trabajar, y motivada por la tendencia de las paletas en Latinoamérica, comenzó a investigar sobre el negocio y a hacer pruebas con diferentes sabores. “En la isla no existían paleterías y me pareció que el producto le combinaba muy bien al lugar”, cuenta.

Con 30 sabores de paletas y un nuevo socio, Ángela y su esposo entregaron a domicilio sus helados hasta que en 2017 abrieron la primera tienda física de La Paletta Margariteña en el Centro Comercial La Vela. La aceptación, según Cannava, fue mejor de lo que esperaban.

Ya son más de 70 sabores frutales y cremosos los que ofrece la marca, entre ellos brownie, pie de parchita, red velvet, marquesa, dulce de leche, pie de limón, cheesecake de chocolate, tiramisú, tamarindo, parchita, y la favorita: Guacamaya, de limón con trozos de frutas tropicales. También tienen paletas endulzadas con Splenda para quienes quieren darse un gusto sin dejar de cuidarse. “Tratamos de crear sabores diferentes y renovar nuestro catálogo regularmente”, dice Ángela, de 33 años de edad.

La Paletta Margariteña acaba de sacar sus nuevos sabores, Nutella, choco peanut butter y chicha. Ahora se preparan para lanzar una línea de helados en envases. El plan, a futuro, es convertirse en franquicia y llegar a los hogares de todo el país.

Los pedidos, que llegan a través de servicio delivery en Caracas y Margarita, se pueden hacer al número de whatsapp +584248323374 y, en el caso de eventos o fiestas, por el correo electrónico lapalettamgta@gmail.com. Pick up en las tiendas del Centro Comercial San Ignacio y Playa El Ángel, Avenida Aldonza Manrique, estado Nueva Esparta. En Instagram @lapalettamgta

D’Paletta

Hace tres años, Franco Manrique y Paola González refrescaron con helados de vasito a sus amigos en un evento en el que hacía mucho calor. Con mezclas de agua con frutas y de leche con chocolate, crearon lo que poco tiempo después se convertiría en D’Paletta, un emprendimiento de paletas de múltiples sabores y para todos los gustos.

Nutricionista de profesión, y con varios cursos de cocina y pastelería realizados, González se interesó en la heladería después del éxito que tuvieron en ese evento. “Investigué sobre el tema y descubrí que había un boom de paleterías a nivel mundial. Le comenté a Franco y decidimos emprender”, cuenta la joven de 23 años de edad.

Junto a Manrique, quien es fotógrafo y tiene estudios en diseño gráfico, Paola comenzó a desarrollar las recetas de sus helados. “Como estamos tratando de consumir menos azúcar y de alimentarnos de manera más saludable, apuntamos a eso desde un principio. Luego pensamos que nuestro negocio debía caracterizarse por ser para todo público y sumamos nuevos ingredientes”, cuenta.

19 productos, 100% naturales, sin conservantes ni aditivos, integran el catálogo de D’Paletta. Tizana, agua de coco con frutas, tres en uno y jugo verde son los sabores de las paletas sin azúcar, ideales para personas con regímenes de alimentación. Entre los helados endulzados con Stevia y azúcar están papelón con limón, parchita, fresa, mora, mango, mango con fresa, limón con sirope de fresa, guanábana y guanábana con fresa. En la línea de cremosos, que llevan leche y azúcar, figuran pie de limón, chocolate, chicha, Oreo, galleta relleno de sirope de fresa y galleta relleno de arequipe.

Pero eso no es todo. D’Paletta tiene una línea vegana que, hasta el momento, solo se vende por encargos. Aguacate con limón, aguacate con chocolate, cambur con fresa, con canela o con chocolate, y helado de pudín de chía son los sabores. Todas se elaboran con leche de coco.

Las tendencias del mercado sirven de inspiración para Franco y Paola a la hora de crear nuevas combinaciones. “Aunque cada uno tiene su fuerte, nos complementamos y hemos formado un buen equipo. Entre los dos hacemos las recetas, fabricamos las paletas, tomamos las fotos y manejamos las redes sociales”, asegura la nutricionista.

En su centro de producción ubicado en Los Símbolos, los jóvenes trabajan constantemente en ampliar su catálogo. El plan es lanzar nuevas paletas con sabores venezolanos como bienmesabe, quesillo, torta tres leches y frutas amazónicas que, según Paola, tienen muchos beneficios para la salud.

Aún sin tienda física, los helados D’Paletta se pueden conseguir en Merei Chacao y Casa Market Chacao. También cuentan con servicio delivery y los pedidos personales o para fiestas se pueden realizar a través del +58 (412)3594951 o por Instagram @d_paletta

Popsicle

Cremosas, muy cremosas. Así son las paletas de Popsicle, un emprendimiento creado por los esposos Ana Gabriela Urrieta y Carlos Cegarra, y que nació en Tucupita pero por la cuarentena ha tenido que reinventarse.

La idea de montar una paletería vino de Cegarra, comerciante de toda la vida, quien en uno de sus viajes a Colombia se sorprendió con el auge que tenían estos helados. Su primo, el chef Jesús “Chucho” Rojas, fue quien lo asesoró y lo motivó a crear Popsicle. “No teníamos ningún conocimiento previo sino muchas ganas de empezar”, cuenta Urrieta, trabajadora social egresada de la Universidad Central de Venezuela.

Cegarra, de 41 años de edad, nació en Mérida pero hizo su vida en Delta Amacuro. Junto a Ana Gabriela, y después de mucho ensayo y error, abrió el 14 de febrero de este año la primera tienda de Popsicle frente a la plaza Bolívar de Tucupita. La cuarentena por la pandemia del covid-19 los obligó a cerrar.

Atrapados en Caracas por motivos personales y laborales, Cegarra y Urrieta compraron nuevos equipos y empezaron a vender sus helados en la capital. Oreo – la favorita-, marquesa de chocolate, cheesecake de fresa, pie de limón, parchita boom, Cocosette, coco, chocolate blanco, fresa y mango-parchita son los sabores que ofrecen. “Queríamos convertir los postres y frutas que más nos gustan en paletas”, dice la pareja.

Los productos de Popsicle destacan por su cremosidad. El secreto, según Ana Gabriela, es la cocción de los ingredientes que en el caso de las paletas frutales son solo pulpa, azúcar y agua. Las cremosas se diferencian porque llevan crema de leche. Otra característica es que ninguna tiene aditivos ni conservantes.

Urrieta y Cegarra regresarán a Tucupita en muy pocos días, pero esperan volver a la capital en los próximos meses con sus nuevos sabores de helado cuyas fórmulas están perfeccionando: dulce de leche, kolita con leche y tres leches.

Pedidos y más información al 0412-1133384 o por Instagram @popsiclebyca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.