Menú Cerrar

Los quesos de Turgua están de vuelta

Ileana Matos @improductora

Son siete y se comercializan bajo la marca Chèva, iniciativa de un trío de emprendedores que trabajan con productores de Aragua, Miranda y Yaracuy, y anuncian la pronta incorporación a la lista de un feta de leche de cabra

Chèva ofrece al mercado siete tipos de quesos artesanales. Cinco se elaboran con leche de vaca, para los dos restantes se utiliza la de cabra, con la cual también se hace el feta que muy pronto se incorporará a la lista de productos de la empresa, iniciativa de Ignacio Rivas, Diego Dal Maso y Elías Azpúrua, quienes hace dos años tomaron la decisión de emprender camino propio.

Una vez elegida la ruta decidieron rescatar las fórmulas con las que Eva Guerón y José María Padial dieron a conocer los famosos Quesos de Turgua, galardonados con una mención Tenedor de Oro en 2008, por la Academia Venezolana de Gastronomía, y recordados por muchos como los pioneros y mejores quesos artesanales que se han hecho en el país.

“Fue Jean Paul Coupal quien nos recomendó tomar ese camino”, explican los emprendedores, quienes adquirieron el taller de Gueron y Padial, trabajan con el maestro quesero Robert Hernández, que aprendió de ellos los secretos de cada uno de estos quesos, y se apoyan en productores de Aragua, Miranda y Yaracuy.

La primera cata la ofrecieron en D.O.C. Restaurant, el primero del país en incorporar un bar de quesos al local, que después del evento encargó a Levain Boulangerie las espigas de masa madre, de corteza crujiente y miga suave con la que sirve y recomienda acompañar estos quesos. Para  la armonía se eligieron los vinos portugueses artesanales y orgánicos de Terra Forte, procedentes de Alentejo, tinto, blanco y rosado.

El San Benito, madurado con ceniza, es uno de los cinco que se elabora con leche pasteurizada de vaca y comparte lista con el Lingote, tipo Brie, de corteza delgada y mohosa, el Cedral, tipo Camembert, blando y cremoso en la parte exterior y más firme en el centro, el Neblina, tipo Morbier, que se reconoce por la capa de ceniza vegetal que une sus dos capas, y el Estrella, cuyo distintivo, además de la ceniza que lo cubre, la semilla de anís que tiene sobre su corteza. De cabra son el Tepuy, tipo Valençay, y el Tronco, tipo Saint-Maure. Muy pronto se unirá a ellos el feta de la casa.

El Dato

La información sobre los locales que vende los productos de Chèva se ofrece en la cuenta IG @cheva.alimentos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.