Menú Cerrar

Las espinacas crudas o cocidas son un aliado nutricional

Popularizadas por Popeye, el afamado marinero creado por Alzie Crisler Segar, las espinacas son uno de los vegetales más nutritivos. Sus hojas verdes, la parte comestible, están formadas principalmente por agua, con una cantidad nimia de hidratos de carbono y grasas. Son, por ello, un buen alimento para adelgazar, pero, además, las espinacas son muy ricas en fibra, vitaminas y minerales muy beneficiosos para el cuerpo humano.

Como ocurre habitualmente con las verduras, las propiedades nutricionales de la espinaca pueden alterarse en función del modo de consumo. En este sentido, alrededor de la espinaca existe un debate sobre si es mejor comerla cruda o cocinada. Antes de desvelar el origen y el porqué de este debate, conviene apuntar que la espinaca, como cualquier verdura de hoja verde, es indispensable en una alimentación saludable, independientemente de cómo se consuma, aseguran en www.diariovasco.com.

El cocinado, o mejor dicho las altas temperaturas que el vegetal soporta durante el mismo, hace variar las propiedades de las espinacas. Es decir, que según cómo se coma aportará unos u otros nutrientes, pero no hay una respuesta tajante para el debate que a continuación se intenta resolver.

En crudo las espinacas conservan su alto contenido vitamínico. Concretamente, es reseñable su gran aporte de betacarotenos (vitamina A), que ayudan a cuidar la piel y a la prevención de la diabetes, entre otros muchos beneficios; y de vitamina C. En fresco suelen consumirse, por ejemplo, en ensaladas o batidos.

Durante la cocción, las espinacas perderán esa riqueza vitamínica, pero, a cambio, se convertirán en un alimento más rico en minerales como el hierro (importante para la producción de la hemoglobina) y calcio (vital para una buena salud de los huesos y músculos), facilitando su absorción.

Por tanto, según qué beneficios interese recibir, pueden comerse de uno u otro modo: crudas para un mayor aporte vitamínico, o cocinadas para una mayor riqueza en minerales.

Si se opta por cocerlas, hay un importante consejo a tener en cuenta: aprovechar el agua de la cocción para otras elaboraciones como caldos o zumos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.